Vida laboral y conyugal

Vida laboral y conyugal

Actualmente la vida en el hogar ha cambiado. Ya son pocas las mujeres que se quedan en casa para cuidar de los hijos y dedicarse a las tareas domésticas. Marido y mujer trabajan, se desarrollan profesionalmente y comparten responsabilidades en la convivencia.

En esta tesitura, a muchos matrimonios se les hace complicado conciliar la vida familiar con las exigencias del trabajo. Muchos sienten que no son capaces de terminar nada, y que no están a la altura de su empresa y su familia.

Pero que no cunda el pánico, esto ocurre en alrededor del 70% de las familias de nuestro país. Pero no hay nada imposible, ¡se puede conseguir el equilibrio entre el éxito en la vida familiar y laboral!

El primer paso es reconocerlo. Cuando la familia y el trabajo te sobrepasan intenta poner remedio. Buscar ayuda en casa, flexibilizar las horas de trabajo, encontrar un

momento para ti, etc. Lo importante es no caer en los conflictos o la ansiedad.

Para no llegar a este punto, es importante que os organicéis tanto en el ámbito familiar con en el laboral. Establecer horarios, distribución de tareas, planes semanales, etc.

Y lo más importante es que, al margen del tiempo que dediquemos a cada tarea o función, es fundamental que ese raro sea de calidad. Y, sobre todo, que cuando estemos con los seres queridos tengamos dedicación absoluta a ellos.

Una familia tiene que estar construida desde el amor, y este se cultiva pasando tiempo juntos.

El ritmo de vida acelerado que llevamos en la actualidad, ha hecho que se pierdan costumbres que ayudaban disfrutar de la familia.

Por eso, es importante hacer resurgir el valor de pasar tiempo con el marido/mujer, con los hijos y en general con los seres queridos. Hay que intentar reservar al menos unas horas a la semana para invertirlas en este tipo de planes. Almorzar, cenar o desayunar juntos, ver películas, salir a dar un paseo, jugar a un juego de mesa, etc.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.